Un filósofo oriental contaba que en una ocasión que iba de viaje por la costa, decidió descansar en una playa muy bonita. 

Un buen día salía de paseo por la playa y a lo lejos diviso a quien le pareció un bailarín, lo que llamo profundamente su atención, pues le era difícil encontrar alguien que bailara tan animadamente solo al compás de la música de las olas.

A medida que se acerco, logro ver que lo que en realidad sucedía era que el personaje recogía de la playa una estrella de mar, luego corría hacia el mar y cuando ya estaba lo más cerca posible de las olas la tiraba mas allá de donde reventaban.

Entonces el filosofo le pregunta curioso, que es lo que estaba haciendo y el personaje le dice: «como quiera que la marea está bajando y el Sol está muy fuerte es casi seguro que las estrellas de mar que no estén en el agua morirán».

El filosofo le replica: » Pero son tantos kilómetros de playa, y tantos miles de Estrellas de Mar que no tiene mayor importancia que salves unas cuantas».

El muchacho, sin contestar nada recoge otra Estrella de Mar y la lleva hacia el agua tirándola lo más lejos para que quede protegida, y luego retorna hasta donde el filosofo diciéndole:
«Para esa Estrella si ha tenido significado» y luego continuo con su cometido.

El Filosofo quedo algo contrariado y luego de meditar en ello toda la tarde, al día siguiente fue a la Playa temprano, busco al muchacho y se quedo el resto del día con el recogiendo «Estrellas de Mar» y tirándolas al agua.

 

 

Muchas veces no somos conscientes de lo importante que son las pequeñas acciones para conseguir grandes resultados. Podríamos decir incluso que los grandes resultados sólo se consiguen con la suma de pequeñas acciones repetitivas. ¿Porqué entonces no somos capaces de perseguir y de llegar a todo a aquello que deseamos?

Algunas ideas generales a tener en cuenta sobre esto serían:

1- Tener siempre como «punto de mira» el resultado final.
Para conducir ¿dónde fijamos la mirada para poder mantener la dirección con garantías? . Lo más lejos posible, lo más cerca de nuestro destino final. El poner la mirada lo más avanzado posible de la carretera hace que podamos corregir la dirección de forma suave y constante. De la misma manera cada vez que orientamos la dirección hacia un lado un otro de nuestro vehículo no dejamos de mirar al horizonte y a nuestro objetivo final.

Si sólo vemos las pequeñas acciones, perdemos de vista por completo el objetivo final, nuestra recompensa. Cada vez que estemos realizando una pequeña ación debemos de pensar que es lo que queremos conseguir con ello. De esta forma seremos capaces de llevar a cabo de forma mucho más natural estas pequeñas acciones.

En las organizaciones, y más en las grandes, pasa algo parecido. No se trabaja con las personas, para que entiendan y vean cómo cada una de sus pequeñas aciones contribuyen al todo final. Muchas personas en las empresas están tan alejadas del servicio o producto final que ni siquiera piensan que su funcion esté directamente relacionada con la actividad principal de la empresa

2- Mantener la constancia para realizar de forma planificada pequeñas acciones. 
A veces cuando el objetivo es grande nos cuesta no sólo empezar a realizar pequeñas acciones que nos conduzcan al mismo, sino realizar las mismas de forma continuada.

Cuando realizamos una mudanza y el primer día de traslado, todo parece un caos. Parece imposible que algún día todas las cajas estén vacías y que todo esté colocado de nuevo en su sitio. Pero al final, tras una mudanza y pasado un periodo de tiempo todo el mundo tiene de nuevo organizada su nueva vivienda. ¿Cómo se ha llegado a este punto? Simplemente realizando de forma constante pequeñas aciones que frente al caos inicial han conseguido llegar al resultado final.

En las empresas se inician cantidad de procesos que no se terminan, aún teniendo claro el éxito del objetivo final. Muchos de estos procesos se mueren en el camino y no permiten mejorar los resultados de la empresa. Simplemente murieron por no ser constante en las pequeñas acciones a realizar.

[Tweet «Para conseguir grandes resultados es necesario ser constante y planificado con las pequeñas acciones»]

¿Cuáles son tus grandes objetivos empresariales y personales?¿Has fijado ya las pequeñas acciones que debes realizar? ¿Eres constante en la ejecución de las pequeñas acciones?

 

Audio:

Jesus Manuel Gomez Perez

Jesus Manuel Gomez Perez

Conferencias y Seminarios sobre Valores, Actitud y Entusiasmo para aplicar en la empresa y en la vida. Valores del deporte para crear empresa.
Jesus Manuel Gomez Perez
Únete y recibe todas las noticias y recursos por email

 

*100% Spam Free. No compartiré, alquilaré o venderé tu email nunca a nadie.